678 310 768 Centro Médico Quirón Sagrado Corazón 682 837 488 Centro Médico Quirón Infanta Luisa info@obemets.com



El sobrepeso es un factor de riesgo que contribuye a la aparición de enfermedades, y que pueden llegar a reducir la esperanza de vida de las personas que la padecen.

Seguramente hayas oído hablar del término cirugía bariátrica. Este tipo de cirugía hace referencia al conjunto de procedimientos quirúrgicos destinados a tratar la obesidad. En la actualidad, este tipo de intervenciones han demostrado ser la opción más eficaz para terminar con la obesidad. En múltiples muestran su eficacia en la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2, hipertensión, apnea del sueño, etc., así como en la curación de las mismas gracias a la pérdida de peso y cambios hormonales que se consiguen con ella.

Por tanto, la cirugía bariátrica se postula como una alternativa eficaz en pacientes con obesidad grave que no han respondido a tratamientos no quirúrgicos, como seguimiento una dietético-nutricional, programas de ejercicio físico o fármacos antiobesidad.

¿Qué tipos de cirugías existen?

Existen diversos tipos, pero en la actualidad las técnicas más empleadas por su bajo riesgo y efectividad son:

  • Sleeve gástrico o Manga gástrica: consiste en la disminución del tamaño del estómago, resecado la zona externa del mismo. De este modo conseguimos una capacidad gástrica mucho menor permitiendo una saciedad precoz en las comidas. Así mismo, se observan una reducción de los niveles sanguíneos de Grelina, “hormona del apetito”, contribuyendo a que los pacientes no tengan hambre.
  • Bypass gástrico: este tipo de cirugía implica una reducción del tamaño del estómago que a su vez conecta es conectado directamente con una región más alejada del intestino delgado. Gracias a esto, se consigue que los alimentos ingeridos en pequeñas cantidades se salten parte del recorrido intestinal sin absorberse hasta el tramo final del aparato digestivo.

¿Qué personas son candidatas a una Cirugía Bariátrica?

Según la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad Mórbida y de las Enfermedades Metabólicas (SECO), la operación será necesaria en personas con obesidad mórbida, es decir, cuando el paciente supere un IMC (Índice de masa corporal) superior a 40kg/m2; o que tengan obesidad grave (IMC>35kg/m2) y además presenten enfermedades como hipertensión, diabetes o problemas cardiovasculares.

¿Cuáles son los riesgos de la Cirugía Bariátrica?

A pesar de que intervención quirúrgica realizada bajo anestesia general, está expuesta a complicaciones, el avance de la cirugía laparoscópica y de los medios técnicos empleado, así como el desarrollo de equipos médicos especializados en este tipo de técnicas han logrado minimizar los riesgos quirúrgicos de este tipo cirugía, con tasas de complicaciones quirúrgicas y mortalidad muy bajas.

En estos casos el riesgo de continuar con obesidad es mayor que el de la propia intervención.

El éxito a largo plazo de este tipo de intervención esta determinado por la adecuada programación prequirúrgica y seguimiento postintervención por parte de un equipo multidisciplinar (endocrinología, nutricionista, asesores deportivos y psicología) que ayude al paciente en las diferentes fases de adaptación nutricional, de actividad física y emocional.

Actualmente, la obesidad se ha convertido en una de las mayores causas de muerte prevenibles. Sólo en España, la tasa de esta enfermedad se ha duplicado hasta llegar a los niveles más altos de los últimos 20 años. Aunque uno de los principales factores relacionados con la obesidad es la alimentación, existen otros factores que pueden determinar su aparición.

La cirugía de la obesidad, como también se le conoce a este conjunto de técnicas, reduce significativamente las tasas de mortalidad y previene el desarrollo de nuevos problemas de salud.