678 310 768 Centro Médico Quirón Sagrado Corazón 682 837 488 Centro Médico Quirón Infanta Luisa info@obemets.com

Debemos permanecer en casa las 24 horas del día y es difícil no caer en el sedentarismo y la desgana. Y si esto no es bueno para nadie, para las personas que sufren obesidad, es aún peor.

Están siendo días difíciles y no sabemos hasta cuando durará esta situación. Nuestros estados de ánimo son en estos momentos como un polvorín. Las emociones se disparan en función de los estadios y se experimentan reacciones emocionales y conductuales inesperadas porque las personas quedan abocadas a una situación novedosa caracterizada por la incertidumbre

Durante estos días de encierro puede pasarnos que vivamos un estado de “fin de semana permanente”. Cuando cambiamos los horarios de dormir y comer los fines de semana, confundimos a nuestro reloj biológico. Como no está programado para distinguir entre un sábado o un lunes, el metabolismo se «altera».

Imaginemos que cada día, durante la semana, nos levantamos a las 7 a.m. y desayunamos a las 7:30 a.m. De pronto llega el sábado y cambiamos el ritmo. Ya no es laborable y es normal que se nos peguen las sábanas, ¿verdad? Nos despertamos a las 10 a.m., sin prisas, y retrasamos la hora del desayuno hasta las 11:00 a.m. Pues bien, en un día así a nuestro cuerpo le costará más de lo normal gestionar correctamente los nutrientes que ingerimos, en particular la glucosa, entre otras razones porque se reduce la respuesta a la insulina, que es la que organiza qué hacer con los azúcares.

Y esta diferencia entre los horarios de días laborables y días festivos, es lo que a largo plazo puede influir de forma negativa en nuestro peso. Por eso debemos ser constantes y seguir unas rutinas para combatir la obesidad desde casa.

Consejos para la cuarentena

  1. Mantente hidratado. Toma por lo menos dos litros de agua al día, sin saborizantes ni azúcar. El agua es vital para ayudarle a tu cuerpo a desechar la grasa, además de que mantiene a tu piel en buen estado mientras te adaptas a tu nuevo régimen alimenticio.
  2. Elegir un horario más o menos fijo para desayunar, comer y cenar. Hacer las tres comidas al día es importante, porque también le indican a nuestro cuerpo que es de día y debemos estar activos.
  3. Planificar menús para toda la semana. Nos ayudará a organizar la rutina, a reducir la ansiedad y a mejorar el equilibrio nutricional. También permitirá tener una buena lista de la compra, comprar solo lo necesario y salir lo indispensable.
  4.  Toma mucha fruta. Las manzanas contienen una fibra alimentaria de lo más peculiar: la pectina. Se trata de un polisacárido no digerible que actúa como una fibra alimentaria. la pectina se hincha mucho, por lo que aumenta el volumen en el interior de nuestro estómago e intestinos. Esto supone que dichos órganos envían señales al cerebro diciendo que se sienten llenos (saciados). El cerebro, por su parte, reacciona reduciendo la sensación de hambre que sentimos. La piña es un gran aliado para luchar contra la retención de líquidos, nos ayudará a perder peso a la vez que depuramos y fortalecemos nuestro organismo.
  5. Actívate diariamente. Es fundamental que llevemos una vida activa aunque sea en casa. La generación natural de endorfinas que se produce en el cuerpo aumenta al realizar actividades físicas, contribuyendo a mejorar el estado de ánimo y reduciendo el estrés y la ansiedad. A raíz de esta crisis, las plataformas se han llenado de rutinas de ejercicios súper interesantes. Desde Youtube, hasta Instagram podemos encontrar una amplia variedad de ejercicios y directos para hacer entrenamientos en casa.

Y por supuesto consulta siempre con profesionales. Desde OBEMETS queremos haceros llegar todo nuestro apoyo y haceros saber que estamos a vuestra disposición para cualquier consulta o consejo que necesitéis. Combatir la obesidad desde casa es posible y nosotros te ayudaremos.

#Quedateencasa y sigue todos nuestros consejos, ya verás que todo va a salir bien.