678 310 768 Centro Médico Quirón Sagrado Corazón 682 837 488 Centro Médico Quirón Infanta Luisa info@obemets.com

Durante muchos años, este macronutriente ha sido demonizado y relacionado con la ganancia directa de grasa corporal debido a su consumo.

Aunque está claro que la procedencia de estas grasas determinará que tan buenas son, hay que destacar que es importante que nuestra dieta contenga grasas saludables.

Pero antes de explicarte por qué este nutriente es importante, es conveniente dar un repaso a qué son las grasas y de qué alimentos debemos adquirirla

LAS GRASAS

Como ya hemos comentado arriba, la grasa es uno de los tres macronutrientes que obtenemos de los alimentos y, aunque es cierto que son beneficiosas, su abuso puede llegar a ser dañino.

Son una importante fuente de energía, ya que a diferencia de los carbohidratos y las proteínas, un gramo de grasas aportan 9 calorías (dos veces más que los otros macros). Además, ayudan a absorber las  llamadas vitaminas liposolubles, como son las vitaminas A, D,E y K.

Por si fuera poco, su consumo favorece una mayor flexibilidad en nuestra dieta y permite que podamos mantener nuestros hábitos saludables en el tiempo.

Alimentos como los pescados grasos, los aceites vegetales, los frutos secos y semillas y los vegetales de hoja verde son ricos en este macronutriente y su adición a tu dieta, siempre con moderación, te reportará los beneficios del consumo de grasas.

BENEFICIOS DEL CONSUMO DE GRASA EN NUESTRA DIETA

Aunque ya hemos expuesto algunos de los beneficios en el apartado anterior, un correcto consumo de este macronutriente reporta beneficios a niveles de salud y rendimiento físico. Veamos cuales son:

  • Como ya hemos dicho, facilita la absorción de vitaminas liposoblubles como la vitamina A, E, D y K.
  • Favorece la perdida de peso si escogemos grasas insaturadas en reemplazo de otras como grasas saturadas o trans, aun sin modificar las calorías de la dieta.
  • Ayudar a prevenir enfermedades, ya que las grasas insaturadas, como el omega 3, poseen un efecto antiinflamatorio que favorece el funcionamiento de retina y cerebro, así como también reduce el riesgo de patologías cardiovasculares.
  • Pueden mejorar nuestra composición corporal ayudando a prevenir enfermedades y también, a lograr un cuerpo en forma.
  • Mejorar el rendimiento físico al favorecer la coordinación motora e incrementar la fuerza y resistencia aeróbica.
  • Conservar funciones sexuales adecuadas, ya que las grasas forman parte de ciertas hormonas y una alteración en las mismas puede estar vinculado a cambios endocrinos que afecten funciones sexuales básicas.

¿QUÉ PASA SI INGIERO POCA GRASA?

Al igual que un consumo excesivo es perjudicial para la salud, una dieta pobre en grasas también conlleva riesgos para la salud.

Las dietas bajas en grasa aumentan el riesgo de enfermedades, aumentando un 13% el riesgo de muerte temprana (según el estudio PURE, 2017)

Las grasas, al tener una densidad calórica mayor, sacian bastante y un bajo consumo de estas deriva en un aumento del apetito y del consumo de carbohidratos refinados.

Como dijimos anteriormente, ciertas grasas poseen un efecto antiinflamatorio, por lo que una falta de este nutriente en tu dieta puede dificultar la lucha contra la inflamación.

El hecho de que existan ciertas vitaminas liposolubles implica que si reducimos el consumo de grasas hasta niveles extremos no podamos asimilar estos componentes y su nivel en el cuerpo llegue a ser bajo.

Desde Obemets aconsejamos que antes de tomar decisiones estrictas en cuanto a cambios de alimentación consultéis con un profesional del sector para evitar que haya desequilibrios en tu alimentación que puedan derivar en problemas de salud