678 310 768 Centro Médico Quirón Sagrado Corazón 682 837 488 Centro Médico Quirón Infanta Luisa info@obemets.com

Hoy en día todo el mundo puede llegar a hacerse una idea de qué es comida saludable y qué no. A nivel general, se conoce que la denominada comida rápida es perjudicial para el organismo si basamos en ella nuestra alimentación.

Sin embargo, en los últimos años ha surgido un término cuyo uso se está expandiendo (nosotros lo hemos usado también): los ultraprocesados.

Este grupo de alimentos está presente en cualquier supermecado y su accesibilidad es la que los convierte en peligrosos a nivel de salud. Para entender mejor qué son y cómo afectan al organismo, hoy le dedicamos este post.

 

LOS ULTRAPROCESADOS, ¿QUÉ SON?

El grupo de los ultraprocesados está compuesto por aquellos alimentos que son preparaciones industriales comestibles, es decir, son alimentos elaborados a partir de otros alimentos, por lo que están formados por una larga lista de ingredientes.

Se caracterizan por incorporar una gran cantidad de materias primas refinadas y aditivos, lo que hace que sean altamente convenientes (listos para consumir), atractivos (hiperpalatables) y rentables, ya que no suelen ser caros.

 

¿LOS ALIMENTOS MINIMENTE PROCESADOS?

¿Todos los alimentos que han sido procesados son malos? No, no todos los procesados son malos. Los alimentos mínimamente procesados tienen cabida en una alimentación saludable y permiten  completar una dieta equilibrada, además de ahorrarnos tiempo de preparación.

Los alimentos mínimamente procesados  son aquellos que conservan la mayor parte de sus propiedades nutricionales y físicas. Un ejemplo de ello son las latas de conserva o las legumbres en bote.

 

EFECTOS DE LOS ULTRAPROCESADOS

Un consumo ocasional de este tipo de productos no influirá de manera alarmante en tu estado de salud. El problema que presentan es que, mediante su formulación, son hiperpalatables y generan una necesidad de consumo. Es por esto que muchas veces un consumo responsable, si no estás muy concienciado e informado, es muy difícil.

Uno de los primeros problemas que plantea es que son energéticamente densos pero carecen de nutrientes y fibra. Esto hace que no generen saciedad y lleven a comer más y ganar peso.

Su fácil accesibilidad y facilidad de consumo hace que reemplacemos alimentos más nutritivos que deberían formar parte de nuestra dieta para un correcto desarrollo del organismo.

Diversos estudios, como el realizado por los Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, han descubierto que un aumento de las calorías procedentes de alimentos procesados en nuestra dieta se traduce en una disminución en la salud cardiovascular.

 

¿COMO IDENTIFICO UN ULTRAPROCESADO?

En líneas generales, si un alimento tiene una lista de ingredientes excesivamente larga ya te está diciendo que es un ultraprocesado. Podríamos colocar el límite de ingredientes de un producto en 5 para poder considerarlo buen procesado.

El tipo de ingredientes también determina si un producto es ultraprocesado. Es recomendable evitar productos que contegan harinas refinadas (no integrales), azúcar en cualquiera de sus formas (jarabe, zumo…) o aceites vegetales (sin incluir el aceite de oliva o el aceite de oliva virgen extra).

 

La mejor manera de asegurarnos que lo que consumimos no está procesado es consumir aquellos alimentos que no necesiten etiquetas, es decir, frescos y reales. Desde Obemets aconsejamos basar nuestra dieta en alimentos reales y complementarla con alimentos mínimamente procesados para así garantizar una dieta equilibrada.