678 310 768 Centro Médico Quirón Sagrado Corazón 682 837 488 Centro Médico Quirón Infanta Luisa info@obemets.com

Que los años no pasan en balde lo sabemos todos. Es por eso que desde OBEMETS Sevilla, insistimos una vez más que llevar un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada y acompañado todo de la realización de ejercicio constante; son hábitos muy importantes para prevenir el sobrepeso, la obesidad o la diabetes, que pueden derivar en enfermedades más graves, haciendo que los años te pesen cada vez más y que tu salud se resiente de forma significativa.

Una vez que abandonamos la fase de crecimiento, el gasto energético en reposo disminuye aproximadamente un 5% por cada diez años. A partir de los 50 años aproximadamente un 10% por cada diez años.

¿Por qué ganamos peso con la edad?

Con el paso de los años nuestro metabolismo se ralentiza y las células queman los alimentos más lentamente. Nuestro peso dependerá del balance entre la energía que aportemos a nuestro  cuerpo y la energía que gastamos. Si el balance es positivo, ganaremos peso; si es equilibrado, lo mantendremos; y si es negativo, lo perderemos.

Según Emilia Cancer, miembro del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), éstas son algunas de las principales causas por las que ganamos peso con la edad:

  • El gasto energético: cuando dejamos de crecer, el gasto energético en reposo disminuye aproximadamente un 5% cada diez años. A partir de los 50 años, aproximadamente un 10% por cada década.
  • Las hormonas sexuales: un varón con unas características determinadas de edad, altura y peso, tiene en torno a un 10% más de gasto energético en reposo que una mujer con las mismas características. Cuando se produce un déficit de hormonas sexuales, como en la menopausia, pero también en varones por la edad o tras algunos tratamientos (por ejemplo, en el cáncer de próstata), disminuye el gasto energético en reposo y es más probable que el balance energético sea positivo y se gane peso, si no se modifican los hábitos de alimentación y de actividad física.
  • Sedentarismo: con el paso de los años, pasamos cada vez más tiempo sentados por lo que nuestra actividad baja. Este hecho nos lleva también a la pérdida de musculatura conocida como sarcopenia (perdemos entre un 3-5% de masa muscular cada 10 años a partir de los 30) y un consecuente aumento de la grasa.
     

Recuerda, no hay que esperar a tener un exceso de peso o un problema evidente de salud para hacer cambios en nuestros hábitos alimentarios y estilo de vida. Lo que hagas ahora, será el bienestar de tu futuro.